miércoles, noviembre 30, 2005

Música sobre muros

Lo vemos imponente, alto, fuerte, con los pies bien unidos en la tierra, a todas luces él es el mejor. Lleva años sin que nadie se anime a tocarlo. En la esquina un semáforo hace que los automovilistas se detenga, y de una u otra manera termínan todos viendolo. El es nuestro objetívo, debemos esperar que el guardia de la garita de enfrente se duerma, pocas cosas son más molestas que los neo-policías/vigilantes privados con sueldos dignos de Somalia que juegan a ser Matute.

Pasada la media noche, cruzamos rapidamente, con guantes de latex en las manos para que el crimen no las manche, y no seamos blanco fácil de la ley luego de consumado el acto. Son dos los stencils elegídos, uno el “tejapride bomba” salio fácil, a full, se recorto rápido, y las pruebas lo demostraron como muy efectivo, ya que quedo muy bien en las paredes, el otro es el “tejapride cassette”, no me gusta del todo, no se hay algo que no convence, sin embargo a los demas pibes si les cuelga, y bueno, el tipo clasifico.

Hacemos el primero, sin problemas, sale redondo. Se levanta el viento, se mueve la placa, y el segundo noooooooooooo, mierda, cagamos, el stencil quedo rarísimo, parece un cassette que se borra, como si se lo llevara el viento. Al lado mandamos un tag, y justo cuando estamos liquidando el asunto, un chofer de CUTCSA no tiene mejor idea que hacer un cambio de luces, y tocar fuerte la bocina mientras rie, linda bromita. Matute se despierta, se llena la boca con frases sobre nuestras madres, corremos, el lo hace tras nosotros, con palo en mano, no logra alcanzarnos.

Ahora cada vez que pasamos por ahí lo vemos. El tipo esta como orgulloso, con su gran tamaño, su gris oscuro que cubre una media cuadra, pero ahora tatuado, con la música en la piel, con la música sobre el muro.

leonidas

Powered 

by Blogger